Tags

,

En la hermosa región de los alpes franceses se encuentra una ciudad llamada Annecy famosa por la limpieza de su lago (se puede tomar de agua literalmente) , su arquitectura y su historia albergando ademas varios de los mejores nombres del mundo de la alta gastronomía.

Tal es el caso de la familia Veyrat; su mítico chef Marc Veyrat reconocido por ser el primer chef en el mundo en tener dos restaurantes de 3 estrellas Michelin (http://www.viamichelin.es/web/Restaurantes)  al mismo tiempo, el único en lograr una nota de 20/20 de la guía Gault & Millau y su hija Karine quien era la Chef Pastelera durante la operación de los famosos restaurantes…el haber podido comer en uno de esos establecimientos cuando aun estaban en función ha sido uno de los mayores regalos que he tenido en la vida…

Aun así un poco fatigado por la presión que genera tal nivel de excepción e inspirado por la movida gastronómica urbana europea (recordemos a Ferra Adrian y su cadena de fast-food), el chef Veyrat decidió tomarse un descansito y montar un proyecto totalmente distinto dirigido a volver mas popular los preceptos básicos de la filosofía de su cocina, donde los productos biológicos, el saber hacer de la región de la alta savoya son mezclados con técnica y precisión en una especie de mercadito/venta de comida lista para llevar donde se le puede ver atender al publico y compartir su pasión por el buen comer.

Establecidos en un lindo chalet azul cielo en frente del majestuoso lago, el chef y su hija comparten el espacio donde ella tomo el liderazgo en el concepto al crear un fabuloso Restaurante ‘La reine des prés’ (http://www.lareinedespres.fr/en) con una terraza magnifica, un servicio amigable, y una propuesta gastronómica simple, completa y gustosa con espíritu de la región, contemporáneamente tradicional.

En el menú se destaca el bien de moda cheese burguer pero en este caso revisitado con una mayonesa de queso gruyere fundido, salsa de tomate casera en un combo que en vez de papitas fritas ofrece una degustación de quesos de la región y postres conceptuales de la chef Veyrat.

Es un éxito familiar prueba de que lo simple también puede ser llevado a su máximo cuando la dedicación, buenos productos y amor por lo que se hace siempre harán la diferencia.